Un local de gran actualidad con magníficas instalaciones que nos sacan de la rutina. Cava excepcional y platos que persiguen placeres entendibles, capaces de apaciguar apetitos rebeldes. Fresca y perfecta es la ensalada de canónigos con láminas de foie, virutas de jamón ibérico y tomate cherry adehesado con balsámico de higo y helado de maracuyá; estupendos los risottos de carabines y langostinos o de verduras y foie; rico el cherne a la pimienta verde con almejas y langostinos así como el solomillo flameado al oporto con hongos y foie.